21 de junio de 2013

Las Araucarias Araucanas deben invadir de nuevo el mundo pos-meteorito

Entrevista realizada al Profesor señor. Raúl E. Buholzer Matamala.
Profesor de Matemáticas y Física.
Ex Docente Miembro Directivo de la Universidad de Santiago, Temuco.
Jefe del Departamento de Ciencias Básicas.

Como este tema es una consecuencia de un fenómeno astronómico, además corresponde preguntarle por haber nacido usted don Raúl en La Araucanía y desde niño tener una gran afición por las Araucarias Araucanas. ¿Cómo cree usted que seríamos capaces de replantar el 99,9% de las Araucarias Araucanas destruidas por el enorme meteorito que chocó con nuestro planeta en Yucatán?

Le debo decir que las Araucarias Araucanas deben invadir de nuevo nuestro mundo pos-meteorito. Antes de la llegada del terrible meteorito de Yucatán las Araucarias Araucanas, en la época de los 130 millones de años del dominio de la Tierra por los dinosaurios, estaban ganándole la batalla a los dinos carnívoros y a los otros en todas las partes del mundo. Esta planta se enriqueció con cientos de millones de años que tuvo que sobrevivir sobre la superficie del planeta. Ellas habían invadido totalmente la Tierra y resistido a voraces dinosaurios que no tenían otra competencia en nuestro planeta. Ahora nos corresponde reforzar los daños del meteorito impulsando con decisión la nueva deseada invasión de las Araucarias Araucanas. Hay que hacerse muchos proyectos para conseguir este objetivo. Por lo pronto por ejemplo, en el primer plan deben haber tantas Araucarias Araucanas nuevas cada año como sea el número de niños nacidos en un país. Por ejemplo, en Chile nacen 250.000 niños cada año, entonces le corresponde pues al gobierno chileno plantar 250.000 Araucarias Araucanas cada año.

Pareciera que como consecuencia de esta proposición se entra en una tarea muy difícil, pero sin embargo, esto no es un problema muy complicado. Felizmente las semillas de la Araucaria Araucana, los piñones, son maravillosas por su alto poder de germinación. Entonces con una hectárea de terreno es suficiente para comenzar el plan, para darle una Araucaria Araucana a cada niño que nazca en Chile, anualmente.

Las Araucarias no sólo son interesantes por su gran longevidad y sus piñones, sino que además, por  los problemas de salud que origina el smog, las Araucarias Araucanas sirven admirablemente bien para limpiar de los gases contaminantes los alrededores de las ciudades. Ellas tienen hojas perennes, las que conservan durante todo el año y por lo tanto producen oxígeno, tanto en invierno como en verano. Desde que nacen poseen esta cualidad fantástica para otorgar la falta de oxígeno que padecen las ciudades. Además como no botan hojas son mucho más limpias que los otros árboles, en la época del otoño para las autoridades comunales. Una plantación de Araucarias hermosea el paisaje, evita la erosión; a medida que van creciendo van siendo cada vez más útiles.

Sintetizando podemos decir, que una Araucaria de 5 años, una de 10 y una de 15 también son bienvenidas, en esta su adolescencia. Actualmente una Araucaria de 5 años tiene un valor comercial muy superior a otras plantas de su misma edad. Es un adorno muy apetecido en todos los jardines. Una Araucaria de 10-15 años pasa a ser ya un imponente adorno, ya que toma la altura del segundo piso de un edificio. Es una planta valiosísima y muy buscada como adorno especial para las nuevas grandes construcciones. Las de 15 años, me consta, las encontramos ya formando una especie de pequeños bosques en los parques en casi toda Europa y probablemente de gran parte del mundo.

Tiene muchas ventajas plantar Araucarias, por ejemplo, en un cerro sujeto a una catastrófica situación erosional, para que no se desmorone la tierra en dicho cerro. La solución es plantar enteramente el cerro con Araucarias Araucanas, incluidas las laderas y en especial, como ya dije, si circundan a una ciudad. Las plantaciones afirman el terreno, evitan la corrida de los cerros y la erosión. NO se debe pensar que hay que cuidarlas 20-25 años, sólo para que den piñones, presentan utilidad desde que nacen. Ellas mejoran el ambiente circundante, evitan los incendios forestales al no ser de fácil combustión, no le temen a los fríos intensos, o sea, no se queman con las heladas. Por estas extraordinarias propiedades sobreviven, de la misma manera, entre la nieve al pie de los volcanes, así las encontramos en el Volcán Llaima, en el Villarrica y en otros volcanes de esta misma región de La Araucanía. Son incólumes a los vientos huracanados y no se les acumula nieve entre sus hojas, pues sus hojas son fuertes y afiladísimas dejando pasar la nieve entre ellas con más facilidad que las hojas de cualquier otro tipo de vegetación. Tienen defensas increíbles para soportan todos los cambios climáticos, debido a su espesa capa acolchada con que están cubiertos sus troncos. Esta especie de corcho no es fácilmente combustible y, por lo tanto, resisten mejor que otras plantas los incendios forestales. El Volcán Llaima está casi permanentemente en erupción y las Araucarias Araucanas resisten en una enorme proporción el bombardeo de cenizas y piedras calientes. Lo prueban los miles de Araucarias Araucanas que hay en su alrededor desde hace miles de años. Estas son algunas propiedades extraordinarias, hay una serie de propiedades aún no descritas de por qué se permiten vivir tantos años. La serie de propiedades no son casuales, son consecuencia de la larguísima evolución sobre la Tierra. Ya es hora de que los especialistas saquen provecho de las increíbles defensas que tienen a virus y bacterias.

Chile tiene la obligación moral ante todo el mundo de hacer renacer los bosques de Araucarias Araucanas, tal como existieron antes. Ellas ocupaban casi toda la Tierra. Los dinosaurios no podían eliminar a las Araucarias Araucanas, a lo menos de todos los lugares altos de la Tierra. El hecho de que no lo hagan otros países es porque Chile tiene la obligación de ser el promotor del renacimiento de las Araucarias Araucanas, porque existieron en casi todos los países del mundo, pero sólo en Chile se conservó su presencia hasta este momento. Felizmente hay descendientes aún vivos del pueblo Pehuenche (gente que se alimentó casi exclusivamente de los piñones) que luchan actualmente, con mucha razón, por esta causa de defender a las Araucarias Araucanas, que son para ellos un árbol muy venerado y por cierto desde miles de años.

Lea en la próxima publicación, en unos días mas, la II parte.

http://parquedearaucarias.blogspot.de/2013/07/adaptacion-de-las-araucarias-araucanas.html

“Parque Nacional Conguillio, Chile (Part 2)”
 http://youtu.be/U1L1gwirNAY
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada